Marca Personal

Todos tenemos una marca personal, es decir, "algo" que nos diferencia de los demás. Pero puede que te cueste mucho distinguir "qué es ese algo”.

Hasta ahora puede que solo lo supieran en tu familia o entorno profesional más cercano. Ya sabes que en todas las familias hay un manitas, un buen cocinero, el que siempre ayuda, el deportista, el que canta…

La fórmula es sencilla: ofrecer lo que mejor sabes hacer a la gente que realmente lo necesita o lo busca, diferenciándote de la competencia, o prefiero decir, de los compañeros de profesión. Cuando estos tres factores convergen, estás justo en ese punto mágico del que te hablo. Su máxima repercusión. 

Es la huella que dejas en el corazón de los demás.

Jordi Collell

Es encontrar lo diferente, lo relevante y lo especial que hay en ti para compartirlo con los demás.

Catherine Kaputa

Es elegir y recorrer el mejor camino para tu talento.

Arancha Ruiz

Es ser tú mismo, y hacer que los demás lo vean y lo entiendan.

Pablo Adán

Es encontrar tu rareza, saber a quién molesta, molestar, ser imprescindible e imprevisible.

Risto Mejide

Es el arte de invertir en ti.

Guillem Recolons

En esta imagen se muestra cuál es el punto mágico donde el branding tiene su máxima repercusión. 

Marca Personal By Nereida Tarazona

¿Qué características tiene una buena marca personal?

CONEXIÓN EMOCIONAL -> ¿Las personas sienten una conexión contigo o con tu trabajo?

VISIBILIDAD -> ¿Tu red de contactos o clientes saben que estás ahí fuera?

SINGULARIDAD -> ¿Qué es lo que haces mejor que los demás? ¿Qué te hace diferente y te convierte en la mejor opción?

CREDIBILIDAD -> ¿La gente tiene una buena percepción de ti? ¿Generas confianza? ¿Creen lo que expresas?

VALOR Y RELEVANCIA -> ¿Cuáles son los beneficios de hacer negocios contigo? ¿Esos beneficios son relevantes?

¿Cómo construir tu marca personal?

 

La estratega de marketing Dorie Clark comparte estos 5 tips para construir tu marca personal:

  1. Perfila tu narrativa: Cuando alguien te pregunte “¿Qué has hecho últimamente?” no pierdas la oportunidad con mensajes como “no mucho…” o “lo mismo de siempre”… Es importantísimo que valores tu trabajo, que estés a la última y que te muestres como la persona activa que eres.  
  2. Reaviva viejos lazos: Vuelve a contactar con esas personas que no ves desde hace 10 años, porque quizás no sepan lo que estás haciendo actualmente y pueden ser una buena oportunidad para aumentar tu red. 
  3. Aprovecha una tendencia emergente.
  4. Aprende una nueva habilidad.
  5. Empieza creando contenido de interés.

Fases del proyecto de marca personal

 

  • Empieza recopilando información para realizar un análisis de la situación inicial.
  • Con esa información, evalúa la distancia que te separa de tu objetivo, para identificar tus necesidades.
  • Toma de decisiones. Llegará el momento en que tendrás que “lanzarte” y escoger las acciones necesarias para empezar.
  • Con la información que tienes, crea un plan de acción en el que especifiques quién, dónde, cuándo y cuánto.
  • A medida que el proyecto avance, acuérdate de controlar el proyecto. Mide y valora si vas por el buen camino.
  • Por último, toma las medidas correctoras si el plan no está funcionando como planificabas. ¡Nunca es tarde!

Estos son algunos ejemplos de marcas personales del mundo del diseño y la creatividad que creo que están haciendo un estupendo trabajo.

Cómo crear un panel de estilo entre cliente y diseñador

Crear un panel de estilo es una invitación que hago siempre como diseñadora a mis clientes. Es decir, realizar una búsqueda de aquellas marcas que visualmente te parecen atractivas y guardarlas todas en una carpeta para luego poder crear tu moodboard.

Un Panel de Estilo o, llamado también, Panel de Referencias o Moodboard, es un paso que recomiendo no saltarte nunca si estás en el proceso de construcción de tu marca.

En las fases iniciales del proyecto de construcción de marca una ¡gran aliada! es la plataforma Pinterest. Gracias a ella puedes compartir alguno de tus paneles en Pinterest conmigo.

Yo te animo a:

  • Imprimir el panel para tenerlo en una sola imagen y garabatear sobre ella.
  • Ir descartando, comparando y escogiendo los estilos que más se acerquen a lo que te gusta y lo que quieras transmitir con tu marca.

De este modo, te acercarás a una gama de estilos que te pueden ayudar a crear tu marca o a solicitar a un profesional del diseño gráfico exactamente lo que necesitas. El resultado es un briefing más exacto y completo, lo que luego será de gran ayuda para obtener resultados más satisfactorios.

Yo llevo haciéndolo más de 10 años y, aunque al principio parezca una pérdida de tiempo, te puedo asegurar que no lo es. Es un proceso que nos ayuda a entendernos y a interiorizar el proyecto, lo que supone cierto ahorro de tiempo y energía a posteriori.

Ejemplos de algunos paneles que he creado con mis clientes en Pinterest

Panel de Estilo Ana Pradillo - By Nereida Tarazona
Panel de Estilo de Ana Pradillo - Wälmo Estudio
Panel Estilo Natalia Schwarzkopf - By Nereida Tarazona
Panel de Estilo de Natalia Schwarzkopf - Puerto Soñar

¿Qué debo incluir?

  • Pinea o guarda todo aquello que te inspira. Desde una foto personal de un paisaje o que veas en una revista, hasta la imagen de un animal.
  • No olvides incluir rótulos, logotipos… para identificar los tipos de letra que te gusten o te inspiran más.
  • Mira carteles y anuncios publicitarios de otras marcas para entender qué elemento compositivos te gustan más o casan mejor con tu personalidad.
  • Y, por último, aquellas imágenes de tus colores preferidos, acabados y texturas. Pueden provenir de elementos naturales o bien totalmente abstractos.

Es pot xafar la línea

Nueva obra y nueva exposición en el MuVIM. Podéis “pisar la línea” en la Sala La Torre y adentraros en el mundo de la experimentación tipográfica.

Un año más, la pared de la Sala La Torre del MuVIM se llena de obras donde los trazos ascendentes y descendentes de las letras “pisan” las líneas de referencia tipográficas, donde los artistas han experimentado “subiendo y bajando” por el diseño de las letras, interpretando el concepto de “pisar la línea” con la musicalidad de los trazos a través de cualquier técnica. 

Sobrepasar la línea base, huir de la línea media, atravesar la línea de ascendentes, bloquear la altura de mayúsculas o seccionar la línea de descendentes… Veréis que en esta exposición todo está permitido. Hemos experimentado con las formas de los caracteres más allá de las normas tipográficas, reivindicando la apariencia formal de la tipografía y su participación en el mundo del diseño y el arte. Todo ello con el fin de descontextualizar lo común, evitar la lectura convencional y acercarnos a lo puramente visual en el uso de los signos tipográficos.

Compartiendo pared con grandes profesionales como Gimeno Gráfic, Suc Estudio, Andreu Balius, Estiu, Diego Vainesman o Boke Bazán, y compañeros del Máster Artes Gráficas como Jimena González-del Río, Olga Ampuero, José Armijo y Begoña Jordá, os presento mi obra titulada “¡Rrrrruuuuuum! ¡Grrrrrrrrrrrrrrruuuu! ¡RRRRRRRRRRRROAR!”.

Obra Rrrrruuuuuum by Nereida Tarazona
¡Rrrrruuuuuum! ¡Grrrrrrrrrrrrrrruuuu! ¡RRRRRRRRRRRROAR! By Nereida Tarazona

Mi madre siempre me recuerda que de pequeñita pronunciaba con mucho ímpetu la letra erre. En todas las palabras que contenían ese sonido, aunque quisiera decir un “pero” que se terminaba convirtiendo en un “perro”. Ahora soy yo quien gruño y río contigo a carcajada limpia. Ahora pronuncio esa erre con fuerza, simulando un dinosaurio abriendo la boca, dispuesto a comer a su presa, o un coche en marcha por caminos de curvas. Y soy feliz volviendo a la niñez. Y soy feliz compartiendo la tuya. He roto mis propios esquemas. He roto con lo que me lo impedía todo. Me he roto y me he recompuesto. Pisa fuerte y segura, mi pequeña gran revolución.

By Nereida Tarazona

Nunca voy a olvidar el año 2020

Muchos de vosotros conocéis nuestra historia. Aún así, hoy creo que es un buen día para recordarla, reflexionarla y así emprender un nuevo rumbo. El año 2020 se está terminando, pero yo me encuentro empezando de nuevo.

Él es Daniel Gramage. A parte de ser uno de los mejores fotógrafos y camaraman (como me gusta llamarle) que conozco, es mi pareja, mi amigo y mi compañero de viaje. Gracias a él, me levanto cada día con fuerza e ilusión por hacer bien las cosas. Porque él es así, no lo sabe, pero es capaz de sacar lo mejor de ti.

El último viaje que decidimos emprender hace ya más de ocho años, no sabíamos que iba a ser tan largo y tan duro. Quisimos ser padres, estábamos decididos a crear una familia bonita, donde los días estuvieran llenos de risas y lametazos de Flan. Pero nos topamos con la infertilidad. Pasó el primer año y empezaron las pruebas médicas y tratamientos. No sabíamos dónde nos estábamos metiendo, pero íbamos a dedicar gran parte de nuestro esfuerzo, tiempo y recursos a averiguar qué estaba pasando. Perdimos muchas batallas en esta gran guerra: 3 abortos, tratamientos negativos, ansiedad… Pero nuestra cabezonería nos ha llevado a ganar la carrera. Gracias a todas las personas que nos habéis acompañado este tiempo. Nunca tendremos suficiente para devolveros tantas horas de compañía, amor, consejos y profesionalidad. El pequeño Joen es el mejor regalo que nos podría dar la vida. Ahora canto desde el amor más profundo esa parte de la canción de Izal que tanto nos ha hecho llorar: «bienvenida a casa, pequeña gran revolución».

Y ha llegado este año 2020, sí, en pandemia mundial. Y nosotros nos reímos. Porque así es la vida con Dani, llena de humor, aún en los momentos más difíciles.

Y en este año también defiendo mi tesis doctoral (¡ya os hablaré de ella cuando la defienda!). Y sí, entre pañales y lactancia exclusiva, acabo de depositar la memoria de la tesis. Siempre comento entre risas que este año 2020 «he parido dos hijos».

Así que ya solo me faltaba que viera la luz «mi trillizo»: la nueva web. Gracias a mi amiga y compañera Marina Rodrigo, ¡finalmente estoy aquí! Ha costado mucho tiempo y esfuerzo, porque siempre es difícil sacar tiempo para una misma… pero creo que ahora mismo, precisamente, es un buen momento. No sé si seré capaz de mantenerla al día, pero al menos puedo mostraros hoy mi realidad.

Gracias y no paremos de crear.

Foto: Jaume y Lorena de Norwud.

 

València, Capital Mundial del Disseny en 2022

La World Design Organization va decidir el passat dilluns que València serà Capital Mundial del Disseny en 2022. No podem estar més d’enhorabona!
Amb un treball espectacular de @xavi_calvo i @paurausell i amb la participació i col•laboració d’altres professionals del sector així com d’institucions com ara L’Associació de Dissenyadors de la Comunitat Valenciana i Generalitat Valenciana s’ha assolit un objectiu que els professionals i docents del disseny portàvem molt de temps esperant: que el disseny estiga present en la societat de manera activa i millore la vida de les persones.


Em quede amb la declaració del disseny de Montreal:

El disseny permet en tots els aspectes de la societat la transició per a oferir una millor qualitat de vida a la ciutadania.


Gràcies pel treball i l’oportunitat! 🙏🏼 Ara a seguir treballant de valent pel disseny i la creativitat; per la innovació i la investigació en el sector; per una societat crítica que es plantege reptes… 2022 ens espera i de segur que en aquest temps farem que aquest aprenentatge col•lectiu valga la pena.

Enhorabona!

#dissenyvalencia #WDC2022 #ValenciaWDC2022

Diseñando para Zaharamanía: Una identidad camaleónica

A veces da la casualidad que un proyecto que coges con muchas ganas es a la vez uno tremendamente complicado. Que te obliga a enfocar el diseño de una forma que no habías hecho.

Esto fue lo que me ocurrió cuando mi amiga Marina me dijo que quería crear una identidad corporativa para Zaharamanía, página que creó ella como punto de reunión de fans de la cantante y que poco a poco se ha convertido en el sitio oficial.

A primera vista puede sonar sencillo o incluso una proposición extraña: ¿Por qué quiere un diseño propio si cada álbum ya tiene una identidad que puede usar?

¡Pues precisamente por eso! Después de tener que replantearse la web con el lanzamiento del nuevo trabajo de Zahara se dio cuenta de que no podía depender su diseño de la frecuencia con la que sacara CD nuevo.

Mi trabajo, entonces, era crear una identidad visual que recordara a Zahara pero sin usar diseños que ella hubiese lanzado. Ya os he dicho que era complicado.

Por suerte, encontramos una solución pronto. Uno de los tatuajes más visibles de Zahara es el triángulo en su dedo, así que decidí usarlo como base para el logotipo de la marca, ya que la letra “A” se repite cinco veces su nombre. A esto se le añade que en los últimos discos ha apostado por formas geométricas, por lo era a la vez algo asociable a la propia cantante, pero también a su trabajo.

Los diseños de Zahara suelen tener mucha personalidad, con colores muy distintivos y formas reconocibles, así que, todos nuestros elementos debían ser lo más neutros posible para poder adaptarse a los suyos.

Por eso elegí además Barlow y Faustina como las tipografías para Zaharamanía. El palo seco y la sencillez de Barlow nos aseguraba que no desentonara ni saturara el tipo de estética que está acostumbrada a usar.

A pesar de que probablemente Marina use la gama de colores que Zahara elija para sus trabajos, también era necesario crear una identidad propia para Zaharamanía, así que optamos por seguir los mismo principios que Zahara usando una paleta de colores simple pero llamativa.

             

El resultado es una marca que a pesar de su simplicidad ofrece un rango muy amplio, como podéis ver, por ejemplo, en los distintos patterns que se pueden crear con los triángulos.

Como siempre, Marina le ha sacado todo el potencial la imagen de marca al juntarla con el trabajo que Emilio Lorente hizo para el último disco: Astronauta.

Hacer una identidad corporativa con el objetivo de que se pueda adaptar a la personalidad de otra marca no es un encargo que se suela dar, pero ha sido muy estimulante trabajar de una forma nueva y más sabiendo que mi diseño tiene el objetivo de durar en el tiempo y llegará a tanta gente como la creciente base de fans de Zahara.

¿Qué te ha parecido?, ¿ya conocías a Zahara?, ¿alguna vez te ha llegado un encargo parecido? Espero leerte en los comentarios 🙂

Diseñando para el negocio de proximidad

Siempre es un placer compartir mis proyectos una vez los he terminado; ampliar el portfolio y contar qué he estado haciendo, pero hoy es una ocasión especial porque lo hago por partida doble, ¡o triple!

Y es que uno de mis trabajos estas semanas ha sido maquetar junto a mi compañera Elena Altuna la revista de Unió Gremial, la asociación de gremios y asociaciones del comercio valenciano.

Además me han cedido un espacio para que pueda explicar el proceso al aplicar y desarrollar la identidad visual corporativa de un negocio local, en este caso el último que he diseñado, el de la relojería Ferrer.

Ha sido un placer colaborar en esta unión de comercios centrada en apoyar y modernizar los negocios locales. Sobre todo cuando yo he formado parte de ese proceso con mi trabajo.

El trabajo con la relojería Ferrer, al ser un negocio con más de 30 años situado casi al lado de mi casa, no era uno más; pude ser completamente consciente de las particularidades de trabajar en un negocio de proximidad.

Para un establecimiento familiar, renovar toda una imagen de marca es bastante delicado, ya que supone un gran desembolso difícil de asumir cada pocos años.

Por eso ha sido tan interesante documentar con algunos de mis compañeros del Departamento de Ingeniería Gráfica de la Universitat Politècnica el proceso que ha seguido la marca de Rellotgeria Ferrer además de formar parte de esa evolución.

Ya desde el inicio de la tienda la simbología de una esfera de reloj en el isologo estaba presente. El trabajo de diseño posterior consistió en adaptar esa idea al paso del tiempo hasta llegar a nuestro trabajo: el diseño de la fachada.

Aquí queda patente la importancia de un diseño simple y atemporal, ya que partiendo de un diseño de marca del 2006 pudimos diseñar la fachada sin alterarlo. Eso sí, tuvimos que tener en cuenta la apariencia y ambiente del interior de la tienda, otra de las particularidades de trabajar en el diseño de un pequeño negocio.

Una vez teníamos clara la estética, tomando el imagotipo ya clásico y el color blanco del interior, nuestro objetivo era que el rótulo fuese visible desde cualquier punto de la calle tanto de día como de noche. Por eso hicimos que la parte superior del frontal sobresaliera y aplicamos también el imagotipo en los dos laterales además de retroiluminarlos, propósito para el cual se adapta perfectamente el material. Todo este trabajo fue posible gracias a las ideas y el buen hacer de Publigraphics, empresa con la que colaboramos para la implementación del diseño.

No podía estar más contenta con el resultado, tanto el diseño como la documentación de la marca de Ferrer ha sido muy satisfactorio. Y más todavía cuando me llegan las felicitaciones que reciben por la renovación de la imagen.

Muchas gracias a la familia Ferrer por confiar en la profesionalidad del diseño, por apostar por la renovación y abrir las puertas cada día con una sonrisa.

Postales: ¿Por qué seguimos enviándolas?

Con la llegada, o más bien auge, de internet había varias posturas con las que era difícil no estar de acuerdo. Una de ellas era que al servicio postal le quedaría poco tiempo de vida. ¿Quién se iba a molestar en mandar cartas, comunicados o postales cuando a través de internet podemos estar en contacto inmediatamente?

Pero lo que no se tenía en cuenta era que lo que en aquella época sería excepcional y nuevo, pronto se transformaría en habitual e incluso cargante.

Para las que estamos acostumbradas a las avalanchas de emails y ya nos agotan las redes sociales, no hay nada que nos alegre más que algo físico, que se ha hecho a mano y con cariño. Por esto, al contrario de lo que se pensaba, no se han dejado de enviar postales ni parece que se vaya a dejar de hacer pronto.

A pesar de que el uso de las postales es un campo poco estudiado, se sabe que la mayoría de las personas de cualquier edad compra o ha comprado postales. Y creo que no es ser muy atrevida si digo que el hecho de que se sigan usando postales físicas hoy en día es porque aunque no seas de esas personas que depende laboralmente de emails y mensajería instantánea, si recibes una entiendes lo que hay implícito: “Esto no es un mensaje más.”

Porque a veces el medio es el mensaje y aunque existan las postales electrónicas, sabemos que no es lo mismo. Antes puede que sí se enviaran postales en vez de cartas por razones estéticas; ese supongo que sería el razonamiento de quien empezase a venderlas de forma electrónica.

Pero hoy en día, aunque se busque que las postales sean bonitas (¡Ese es mi trabajo!), el objetivo es otro. Queremos que no sea un mensaje más. Que el hecho de recibirlo sea en sí algo distinto, fuera de a lo que está acostumbrada la persona a la que se lo envías.

Tal vez porque ya (casi) es Navidad y eso significa para mí hacer los encargos de las postales de felicitación, pero le he estado dando muchas vueltas a esos momentos de más que le dedicamos a la otra persona para no ser una notificación más.

¿Tú también has felicitado las Navidades con una postal?, ¿has dejado de usarlas pero te gustaría recuperar la costumbre?, espero leerte en los comentarios 🙂

Mi año en Brand in a Bottle

A finales de 2016 mi amiga Carmen me comentó que quería crear una empresa con una chica americana que era muy maja. El objetivo era más o menos simple, ofrecer a los clientes todo lo necesario para lanzar su web en ocho semanas. Kay Fabella se encargaría del storytelling y el copy, yo del diseño de la marca y Carmen de crear la web. Sin que el cliente fuese a bandazos de un profesional a otro y creando para nosotras un ambiente de trabajo ideal.

No os contaría la verdad si dijera que me venía muy bien este nuevo proyecto. En esa época hacía malabares con mi tiempo, intentando compaginar mi trabajo en la universidad, dar clases en Idecrea y mis propios encargos. Probablemente el aceptar más trabajo no era la decisión más recomendable, pero menos mal que es la que tomé.

Desde ese momento no he parado de aprender. A trabajar de una forma diferente, a distancia, usando conceptos nuevos y muchas veces confusos, y sobre todo, aprendiendo sobre el trabajo de mis compañeras.

Durante estos meses he conseguido enamorarme de esta marca y he intentado transmitirlo en cada uno de mis diseños, ya que por suerte me ha hecho trabajar sin parar. Y digo por suerte porque a pesar de que la docencia es una de mis vocaciones, empezaba a ocupar gran parte de mi horario laboral en vez de compaginar éste con mi necesidad de crear.

Es toda una experiencia diseñar en un ambiente en el que sabes que se va a sacar el máximo partido a tu trabajo. Tener un mensaje claro con el que diseñar y ser consciente de que todo lo que crees va a ir a una plataforma hecha con mimo y teniendo en cuenta la visión que tú has plasmado en esa marca.

Trabajar en Brand in a Bottle

Muchas veces los diseñadores nos frustramos porque a pesar de poner lo mejor de nosotros, se ignoran las indicaciones que damos para el uso adecuado de los materiales. Luego terminamos viendo nuestro diseño en una web que no lo aprovecha, en tarjetas que no respetan las tipografías que tanto nos ha costado elegir, en banners que ignoran completamente la identidad de la marca…

Rodearse de profesionales que te entienden, te preguntan tu opinión sobre cómo usar adecuadamente los diseños y, en definitiva, crean una plataforma que te enorgullece mostrar no puede ser más satisfactorio.

Y esto se refleja en nuestro trabajo. Quiero pensar que de esto se da cuenta el cliente también, que en vez de confiar en que la persona que contrata para diseñar su marca entienda el mensaje que tanto ha trabajado ya con otro profesional y a su vez una tercera persona entienda el mensaje y la marca para plasmarla en la web, que el proceso sea simple. Creativo. Que todos los involucrados puedan dar su opinión, ser consultados.

Es genial haber aprendido nuevas formas de trabajar durante este año que llevo colaborando en Brand in a Bottle con Kay y Carmen. No sólo he crecido profesionalmente y he replanteado algunos aspectos de mi vida profesional (¡esta entrada es prueba de ello!). También agradezco tener la suerte de poder trabajar a diario con amigas. Los viajes para vernos y las risas en cada sesión de fotos.

¡Muchas gracias, bellas!