València, Capital Mundial del Disseny en 2022

La World Design Organization va decidir el passat dilluns que València serà Capital Mundial del Disseny en 2022. No podem estar més d’enhorabona!
Amb un treball espectacular de @xavi_calvo i @paurausell i amb la participació i col•laboració d’altres professionals del sector així com d’institucions com ara L’Associació de Dissenyadors de la Comunitat Valenciana i Generalitat Valenciana s’ha assolit un objectiu que els professionals i docents del disseny portàvem molt de temps esperant: que el disseny estiga present en la societat de manera activa i millore la vida de les persones.


Em quede amb la declaració del disseny de Montreal:

El disseny permet en tots els aspectes de la societat la transició per a oferir una millor qualitat de vida a la ciutadania.


Gràcies pel treball i l’oportunitat! 🙏🏼 Ara a seguir treballant de valent pel disseny i la creativitat; per la innovació i la investigació en el sector; per una societat crítica que es plantege reptes… 2022 ens espera i de segur que en aquest temps farem que aquest aprenentatge col•lectiu valga la pena.

Enhorabona!

#dissenyvalencia #WDC2022 #ValenciaWDC2022

La vida del freelance nómada

Hoy es un día muy especial para mí por muchas razones. La más fácil de entender es que es mi cumpleaños, eso siempre ayuda. Pero sobre todo porque me doy cuenta de que lo que me prometí que iba a hacer este año se está cumpliendo.

Hace un par de días empezamos Dani, Flan y yo el viaje hacia Dinamarca con nuestra furgoneta Blue Marjal cruzando Europa, de hecho hoy mismo hemos llegado a Troyes.

Esta vida nómada que hemos elegido para cuando las obligaciones no nos atan a nuestra casa ha hecho que mis propósitos sean mucho más fáciles de cumplir si lo miro con perspectiva. En primer lugar, he dejado de a penas ver a Dani por razones laborales, pasar tanto tiempo juntos (y con Flan) como queremos, estemos trabajando o no. Nada tiene que ver con las épocas en las que sólo podíamos disfrutar el uno del otro al final del día cuando ya estábamos los dos demasiado cansados como para pasar tiempo de calidad. Ni siquiera los fines de semana estábamos libres del trabajo.

Y ese es otro aspecto que ha cambiado desde que no he estado quieta: mi trabajo. Tener que estar conduciendo o pendiente de la carretera hace que no haya una tentación de seguir trabajando cuando estoy en “casa”. Me ha ayudado a simplemente priorizar mi trabajo por fecha de entrega. Y sobre todo, trabajar en mis proyectos personales.

Porque aunque también sea un proyecto profesional, mi tesis doctoral es un trabajo que llevo arrastrando demasiado tiempo con el que por fin he conseguido marcarme un horario. Avanzo a un ritmo constante y ha dejado de ser un ruido permanente en mi cabeza en vez de algo que debería estar disfrutando.

Por supuesto, no todo es perfecto en la vida del freelance nómada. Sin ir más lejos, nuestro viaje a Dinamarca debería haber empezado en julio, pero Blue Marjal dijo que antes iba a tener que pasar por el mecánico.

No es agradable quedarte tirada nada más empezar el viaje, pero al fin y al cabo, estos problemas forman parte de él. Hay que solucionarlos según vienen. Porque como ya te he dicho, este era mi año de ir paso a paso, de resolver los inconvenientes según vienen en vez de pensar en los que vendrán.

Y sin duda, este tipo de vida es la que más me está ayudando a cumplir mi objetivo. Sé que no es la vida que le gustaría a todo el mundo, pero cada día me alegro más de haberla elegido.

Diseñando para Zaharamanía: Una identidad camaleónica

A veces da la casualidad que un proyecto que coges con muchas ganas es a la vez uno tremendamente complicado. Que te obliga a enfocar el diseño de una forma que no habías hecho.

Esto fue lo que me ocurrió cuando mi amiga Marina me dijo que quería crear una identidad corporativa para Zaharamanía, página que creó ella como punto de reunión de fans de la cantante y que poco a poco se ha convertido en el sitio oficial.

A primera vista puede sonar sencillo o incluso una proposición extraña: ¿Por qué quiere un diseño propio si cada álbum ya tiene una identidad que puede usar?

¡Pues precisamente por eso! Después de tener que replantearse la web con el lanzamiento del nuevo trabajo de Zahara se dio cuenta de que no podía depender su diseño de la frecuencia con la que sacara CD nuevo.

Mi trabajo, entonces, era crear una identidad visual que recordara a Zahara pero sin usar diseños que ella hubiese lanzado. Ya os he dicho que era complicado.

Por suerte, encontramos una solución pronto. Uno de los tatuajes más visibles de Zahara es el triángulo en su dedo, así que decidí usarlo como base para el logotipo de la marca, ya que la letra “A” se repite cinco veces su nombre. A esto se le añade que en los últimos discos ha apostado por formas geométricas, por lo era a la vez algo asociable a la propia cantante, pero también a su trabajo.

Los diseños de Zahara suelen tener mucha personalidad, con colores muy distintivos y formas reconocibles, así que, todos nuestros elementos debían ser lo más neutros posible para poder adaptarse a los suyos.

Por eso elegí además Barlow y Faustina como las tipografías para Zaharamanía. El palo seco y la sencillez de Barlow nos aseguraba que no desentonara ni saturara el tipo de estética que está acostumbrada a usar.

A pesar de que probablemente Marina use la gama de colores que Zahara elija para sus trabajos, también era necesario crear una identidad propia para Zaharamanía, así que optamos por seguir los mismo principios que Zahara usando una paleta de colores simple pero llamativa.

             

El resultado es una marca que a pesar de su simplicidad ofrece un rango muy amplio, como podéis ver, por ejemplo, en los distintos patterns que se pueden crear con los triángulos.

Como siempre, Marina le ha sacado todo el potencial la imagen de marca al juntarla con el trabajo que Emilio Lorente hizo para el último disco: Astronauta.

Hacer una identidad corporativa con el objetivo de que se pueda adaptar a la personalidad de otra marca no es un encargo que se suela dar, pero ha sido muy estimulante trabajar de una forma nueva y más sabiendo que mi diseño tiene el objetivo de durar en el tiempo y llegará a tanta gente como la creciente base de fans de Zahara.

¿Qué te ha parecido?, ¿ya conocías a Zahara?, ¿alguna vez te ha llegado un encargo parecido? Espero leerte en los comentarios 🙂

Diseñando para el negocio de proximidad

Siempre es un placer compartir mis proyectos una vez los he terminado; ampliar el portfolio y contar qué he estado haciendo, pero hoy es una ocasión especial porque lo hago por partida doble, ¡o triple!

Y es que uno de mis trabajos estas semanas ha sido maquetar junto a mi compañera Elena Altuna la revista de Unió Gremial, la asociación de gremios y asociaciones del comercio valenciano.

Además me han cedido un espacio para que pueda explicar el proceso al aplicar y desarrollar la identidad visual corporativa de un negocio local, en este caso el último que he diseñado, el de la relojería Ferrer.

Ha sido un placer colaborar en esta unión de comercios centrada en apoyar y modernizar los negocios locales. Sobre todo cuando yo he formado parte de ese proceso con mi trabajo.

El trabajo con la relojería Ferrer, al ser un negocio con más de 30 años situado casi al lado de mi casa, no era uno más; pude ser completamente consciente de las particularidades de trabajar en un negocio de proximidad.

Para un establecimiento familiar, renovar toda una imagen de marca es bastante delicado, ya que supone un gran desembolso difícil de asumir cada pocos años.

Por eso ha sido tan interesante documentar con algunos de mis compañeros del Departamento de Ingeniería Gráfica de la Universitat Politècnica el proceso que ha seguido la marca de Rellotgeria Ferrer además de formar parte de esa evolución.

Ya desde el inicio de la tienda la simbología de una esfera de reloj en el isologo estaba presente. El trabajo de diseño posterior consistió en adaptar esa idea al paso del tiempo hasta llegar a nuestro trabajo: el diseño de la fachada.

Aquí queda patente la importancia de un diseño simple y atemporal, ya que partiendo de un diseño de marca del 2006 pudimos diseñar la fachada sin alterarlo. Eso sí, tuvimos que tener en cuenta la apariencia y ambiente del interior de la tienda, otra de las particularidades de trabajar en el diseño de un pequeño negocio.

Una vez teníamos clara la estética, tomando el imagotipo ya clásico y el color blanco del interior, nuestro objetivo era que el rótulo fuese visible desde cualquier punto de la calle tanto de día como de noche. Por eso hicimos que la parte superior del frontal sobresaliera y aplicamos también el imagotipo en los dos laterales además de retroiluminarlos, propósito para el cual se adapta perfectamente el material. Todo este trabajo fue posible gracias a las ideas y el buen hacer de Publigraphics, empresa con la que colaboramos para la implementación del diseño.

No podía estar más contenta con el resultado, tanto el diseño como la documentación de la marca de Ferrer ha sido muy satisfactorio. Y más todavía cuando me llegan las felicitaciones que reciben por la renovación de la imagen.

Muchas gracias a la familia Ferrer por confiar en la profesionalidad del diseño, por apostar por la renovación y abrir las puertas cada día con una sonrisa.

Empezando el año sin propósitos

Con el año nuevo y la cuesta de enero, lo que suele pasar es que durante un periodo de tiempo cada uno y muchas veces en común, nos ponemos planes, estrategias, objetivos para intentar mejorar cualquier aspecto de nuestra vida. Los propósitos de año nuevo, que los llama todo el mundo. Dejar de fumar, hacer más deporte, trabajar más duro, estudiar idiomas.

Mi propósito de año nuevo es no ponerme ningún propósito este año. Disfrutar de las cosas según vengan, dejar de pensar que lo importante es urgente.

Este año los únicos planes que tengo son con mi pareja, pasar el máximo tiempo juntos y disfrutar de verdad. Abandonar la angustia por tomarme tiempo para mí y dejar de permitir que la agenda me controle.

Por supuesto, esto no significa dejar de tener el control de mi vida ni abandonar mis proyectos. Pero puedo afrontar esos diseños que se han alargado de otra forma, aceptando que no es urgente, que puedo disfrutar del viaje.

Y este año pasado ya me di cuenta de que gran parte de este disfrute lo robaba el tiempo que yo dedicaba a las redes sociales y por suerte, borrar mi perfil de Facebook fue una buena decisión que extenderé a este año e incluso reduciré el tiempo que le dedico a Instagram. No desapareceré, por supuesto, pero reducir el tiempo en esa plataforma me ayudará a enfocar mi vida como yo necesito: Mirando menos y observando más.

Estar menos pendiente del camino que estoy tomando y más de los pasos que doy. Hacer propósitos para este año sería inútil, porque lo que quiero es lo contrario: Aceptar lo inesperado, las nuevas experiencias. Que los retos dejen de ser en lo personal y sean , ¡y a esto tú me puedes ayudar!, en lo profesional.

¿Y tú cómo has empezado este año?, ¿has elegido ponerte propósitos?, estaré encantada de leerte en los comentarios 🙂

Postales: ¿Por qué seguimos enviándolas?

Con la llegada, o más bien auge, de internet había varias posturas con las que era difícil no estar de acuerdo. Una de ellas era que al servicio postal le quedaría poco tiempo de vida. ¿Quién se iba a molestar en mandar cartas, comunicados o postales cuando a través de internet podemos estar en contacto inmediatamente?

Pero lo que no se tenía en cuenta era que lo que en aquella época sería excepcional y nuevo, pronto se transformaría en habitual e incluso cargante.

Para las que estamos acostumbradas a las avalanchas de emails y ya nos agotan las redes sociales, no hay nada que nos alegre más que algo físico, que se ha hecho a mano y con cariño. Por esto, al contrario de lo que se pensaba, no se han dejado de enviar postales ni parece que se vaya a dejar de hacer pronto.

A pesar de que el uso de las postales es un campo poco estudiado, se sabe que la mayoría de las personas de cualquier edad compra o ha comprado postales. Y creo que no es ser muy atrevida si digo que el hecho de que se sigan usando postales físicas hoy en día es porque aunque no seas de esas personas que depende laboralmente de emails y mensajería instantánea, si recibes una entiendes lo que hay implícito: “Esto no es un mensaje más.”

Porque a veces el medio es el mensaje y aunque existan las postales electrónicas, sabemos que no es lo mismo. Antes puede que sí se enviaran postales en vez de cartas por razones estéticas; ese supongo que sería el razonamiento de quien empezase a venderlas de forma electrónica.

Pero hoy en día, aunque se busque que las postales sean bonitas (¡Ese es mi trabajo!), el objetivo es otro. Queremos que no sea un mensaje más. Que el hecho de recibirlo sea en sí algo distinto, fuera de a lo que está acostumbrada la persona a la que se lo envías.

Tal vez porque ya (casi) es Navidad y eso significa para mí hacer los encargos de las postales de felicitación, pero le he estado dando muchas vueltas a esos momentos de más que le dedicamos a la otra persona para no ser una notificación más.

¿Tú también has felicitado las Navidades con una postal?, ¿has dejado de usarlas pero te gustaría recuperar la costumbre?, espero leerte en los comentarios 🙂

Scheduledu: ¡Tu año en un vistazo!

Puede que la frase “El diseño es resolver problemas” esté un poco manida y no termine de abarcar todas las aplicaciones que puede llegar a tener esta disciplina. Pero desde luego así es como nació esta idea.

En este caso, el problema que tenía que solucionar era la planificación en el instituto donde trabaja mi hermano que, por si no lo sabéis, no es una tarea sencilla. Por eso Scheduledu se diseñó en principio con un formato grande, que pudieras saber cómo está planeado todo el año escolar de un vistazo y que muchas personas pudieran ver y comentar.

Y pronto me di cuenta de que me gustaba mucho esta idea. No sólo solucionaba ese problema específico, sino que también podía servirle a gente como yo.

¡Y así nació el proyecto de Scheduledu! Pronto se unieron SchedulePreneur y ScheduleWedd, este segundo para Dani, que también se dio cuenta de que en temporada de bodas sería mucho más fácil planificarse teniendo a sólo un vistazo todos los mese del año.

Cuando trabajas por tu cuenta y tienes que estar pendiente de entregas, reuniones y además asuntos personales es muy difícil vivir sin agenda, pero dar vueltas y vueltas a las páginas no es nada cómodo cuando quieres hacer planes a largo plazo. O simplemente cuando quieres saber qué días de un mes tienes ocupados y cuáles no.

Supongo que no he sido la única que ha olvidado lo cerca que estaba cierta fecha simplemente por no ojear la semana o el mes siguiente. A veces las páginas son traicioneras.

Por eso he terminado usando también algo que diseñé para alguien que tiene una profesión muy distinta a la mía. ¡Por eso había pensado que Scheduledu te puede interesar a ti también!

Además de mi propio diseño, he creado una versión alternativa en la que puedes personalizarlo con tu marca y tus colores corporativos para que encaje con tu empresa o tu marca personal. O puedes darle tú tu propio toque, ya que está impreso en papel offset de 140gr, puedes dibujar, pintar, escribir lo que quieras. ¡Yo sólo pongo el diseño!

Si te preocupa dónde podrías ponerlo, el tamaño y forma están pensados para colgarlos en los paneles de corcho https://materialescolar.abacus.coop/es/plafo-suro-abacus-pi-40×60.html de Abacus. Así no te complicarás la vida buscando una buena superficie para mantenerlo liso y recto.

Espero que te guste Scheduledu, lo he diseñado y creado su página web (siempre con la ayuda de @carmenmrodrigo) con muchísima ilusión porque sé cuánto me está ayudando a mí y a quien lo prueba. Espero que tú también le des una oportunidad 🙂

¿O ya lo has probado?, ¿te lo estás pensando y tienes dudas? ¡Estaré pendiente de los comentarios para leer tus opiniones o preguntas!

Recuperando viejas pasiones y encontrando nuevas

En el anterior artículo te hablé sobre el trabajo que tenemos que hacer cuando nuestra mente no funciona como debería. Y es una posición en la que a nadie le gusta estar, pero una vez allí, somos capaces de salir mejor de lo que hemos entrado.

Algunos de esos pensamientos que te comenté no sólo pueden hacer que nuestra salud mental se resienta. Nos pueden afectar de forma más sutil. Poniendo límites a lo que creemos que somos capaces de hacer y haciendo que se nos olvide por qué seguimos haciendo lo que nos gusta.

En mi caso, dejé de tocar el piano hace demasiado tiempo. Siempre ha sido algo que me ha motivado y de lo que he disfrutado, pero puse demasiadas cosas por delante y lo abandoné hasta convencerme de que era tarde para volver a tocarlo.

Puede que por el trabajo, por nuestras obligaciones, dejemos de lado lo que disfrutamos hasta ni siquiera recordar en nuestro día a día que lo hacíamos. Se queda en un hueco al fondo del cerebro diciéndonos “Tú antes solías hacerlo.” y se transforma en algo negativo, en un sentimiento de culpabilidad en vez de un recuerdo positivo.

Por suerte para mí (y para ti si es tu caso), la solución es muy sencilla: ¡Volver a tocar el piano! Ignorar el no tengo tiempo, el ya no sabré hacerlo y simplemente ponerse a ello.

Pero estos pensamientos negativos no sólo te obligan a dejar de lado aquello de lo que disfrutas, también simplemente te impiden hacerlo en primer lugar.

A mí se me metió en la cabeza que no sabía dibujar. Que era algo para lo que no servía. Y aquí sí es importante aceptar que tal vez sea verdad. Puede que yo no sea la mejor dibujante que ha existido, puede que estés por debajo de la media haciendo algo que te apetece. Pero, ¿y qué? No podemos dejar de lado nuestras aficiones, hobbies, lo que disfrutamos, simplemente por no ser los mejores.

Cuando tienes una profesión creativa se te mete en la cabeza que si no puedes ganar dinero con ello, vale la pena centrarse en tus talentos que realmente vas a poder capitalizar. Yo me centré en el diseño dejando totalmente de lado el dibujo, aceptando que simplemente, no era algo que podía hacer bien. Ese pensamiento hace que nuestro mundo y nuestras posibilidades se estrechen. Y que cuando algo falla en aquello que teníamos por seguro, todo se derrumbe.

Puede que nunca sea la mejor pianista o dibujante que exista. Poco puedo hacer yo al respecto. Pero lo que sí puedo hacer es que esos aspectos de vida dejen de ser límites o pensamientos negativos para ser una válvula de escape y una fuente de diversión.

Estoy segura de que tú también has pensado lo mismo, te ha dado miedo empezar algo o retomarlo porque crees que no podrás, pero te aseguro que si dejas de centrarte en cómo se te da y te centras en cómo te sienta, pensarás que tendrías que haber empezado (o vuelto) antes 🙂

Mindfulness y cuidar tu salud mental

Estos meses se puede decir que no han sido muy buenos. Sé que no es la mejor forma de empezar un artículo después del descanso de verano, pero ya os dije que iba a ser sincera.

Desde hace un tiempo he visto cómo me rompía varias veces y he tenido que ir observando con mucho cuidado qué piezas sobraban cada vez que me reconstruía. Qué me hacía obsesionarme, qué pensamientos me llenaban de rabia o culpabilidad.

Esto es algo para lo que ninguna formación o la sociedad te prepara, luchar contra tus propios pensamientos. Y es un problema para el cual todos deberíamos estarlo, especialmente si trabajas por tu cuenta. No tener a alguien que te mande y aceptes a regañadientes significa también que puedas echarte la culpa de todo lo que te ocurre.

Porque no llega una hora del día en la que puedas pensar “Que le den al jefe, ahora me toca vivir a mí.”, en tu cabeza todo lo estás haciendo por ti. Pero si no ves las señales, puede que dejes de ser tú sin darte cuenta.

Puedes pasar a ser una persona más triste que tú, que no disfruta lo que más te gusta a ti y nunca te va a tener en cuenta para nada, siempre va a priorizar a los demás estés en el estado en el que estés.

MINDFULNESS, CÓMO TE PUEDE AYUDAR

El mindfulness es, probablemente una disciplina demasiado compleja para profundizar en un blog de diseño, pero yo quiero intentar formar parte de ese cambio que sí haga consciente a la gente de cómo nos afectan nuestros pensamientos.

Aunque cada vez a menos gente la meditación le parece un tema ajeno y extraño, la atención plena (traducción de mindfulness) poco a poco está ayudando a que estas prácticas entren en la normalización para tratar ciertos problemas.

Ya sea por su efectividad o porque está claro que suena mejor que terapia cognitivo-conductual, el mindfulness está ayudando a mucha gente (incluyéndome a mí) a ser conscientes de los pensamientos que nos hacen daño, a observarlos, dejarlos pasar e incluso conseguir evitarlos.

Tanto si estás en una situación parecida como si no tienes ningún problema de salud mental, conocer estos conceptos es importantísimo para tener más seguridad en todo lo que haces. Si estás aquí es probable que hagas alguna actividad creativa y tanto el mindfulness como tener un conocimiento básico de psicología cognitiva, van a ayudarte a ello, sea cual sea tu situación.

Del mismo modo que sabemos que debemos tener una postura correcta y mantenernos hidratados al trabajar, tiene que empezar a ser conocimiento básico qué pensamientos son peligrosos, qué inseguridades son irracionales y cuándo nos ponemos más culpa de la que deberíamos sobre nuestras espaldas.

Lo más común no debería ser conocer estos conceptos cuando ya te desespera no saber qué hay mal dentro de ti, sino que fuesen los primeros recursos a los que acuden los profesionales y artistas.

Espero que este texto haya ayudado un poco a que sea así. Si tú también tienes una historia parecida con el mindfulness, me encantaría escucharla. Y si no es así y quieres saber más sobre este tema, te puedo ayudar en los comentarios con cualquier duda que tengas 🙂

Caligrafía, lettering y tipografía: ¿Cuál es la diferencia?

Ya lo estuvimos hablando, la forma de comunicarnos ha cambiado a pasos agigantados estos años. Y con esos avances nuevos términos nacen y disciplinas que estaban olvidadas se remodelan para darles un nuevo uso.

Y con todos estos cambios, por supuesto, vienen las confusiones. ¡Pero qué haría yo, como profesora, si la gente naciese aprendida!

Tipografía, caligrafía y lettering, especialmente las dos últimas, pueden traer un poco de confusión y eso es porque aunque sean disciplinas distintas, tienen mucho que ver.

Caligrafía

La caligrafía seguro que no os viene de nuevas, pero no es simplemente escribir bonito, como mucha gente cree, en el sentido de la escritura cotidiana. Es una disciplina que requiere mucho trabajo, dedicación y que en paises como Japón y China se le presta especial atención.

En la caligrafía no sólo se trabaja la forma del trazo, también la velocidad y la presión. Es una disciplina siempre manual (aunque no siempre analógica), estohace que cada letra sea única e irrepetible.

 

 

En las escrituras caligráficas el adorno siempre está dentro del trazo de las letras, no se usan elementos externos como formas geométricas o marcos.

 

Lettering

Es muy común que se confunda con la caligrafía y es comprensible, ya que en ojos inexpertos pueden parecer muy similares, pero la hora de ejecutarlos, no tienen nada que ver.

A grandes rasgos, se puede decir que la caligrafía se escribe y el lettering se dibuja. Esto significa que la caligrafía es inmediata, una vez está escrito no se corrige ni modifica y eso es lo que hace los textos únicos.

Por otra parte, el lettering requiere un trabajo de diseño continuo, es fácilmente reproducible y alterable, además de no ser necesariamente manual.

Puede ser tanto una palabra dibujada manualmente a la que se le otorgan diferentes colores, bordes, difuminados, etc, hasta un título de un videojuego hecho cuadrado a cuadrado, es decir, pixel-art.

El lettering facilita el trabajo de otorgarle personalidad a los textos de tus diseños, ya que puedes crear cualquier tipo de fuente.

Con esta disciplina se crea muchísima de la cartelería y diseño de producto que vemos, ya que con la dedicación necesaria puedes conseguir que el texto refleje exactamente lo que tu marca quiere representar.

Tipografía

Tal vez te preguntas, ¿Y si el lettering es diseñar letras, qué es la tipografía?

Porque sí, la tipografía se diseña al igual que el lettering, pero en este caso, se busca la reproducción automática e inmediata. Son un conjunto de caracteres que se diseñan y programan con el objetivo de facilitar la escritura mecánica.

Como ya te comenté, la inspiración de las tipografías puede venir de muchas fuentes, pero al contrario que con los casos anteriores, no son diseños cerrados. Se elaboran con el objetivo de que terceras personas los utilicen en cualquier contexto y combinación, no sólo para determinadas palabras o frases como ocurre con la caligrafía y el lettering.

El problema suele venir cuando se diseñan tipografías con fuertes inspiraciones en determinado trazo tipográfico o un trabajo de lettering concreto. Hay casos en los que sólo viendo el resultado no podemos saber qué trabajo hay detrás de una palabra o frase, ya que las tipografías cada vez son más complejas y personalizables.

 

Espero que te hayan quedado claras las diferencias. Aunque a veces en el resultado son sutiles, son tres formas de trabajar distintas y requieren también habilidades que en algunos casos no tienen nada que ver.

Pero si sigues con dudas, estaré pendiente de la caja de comentarios para resolverlas 🙂