Mindfulness y cuidar tu salud mental

Estos meses se puede decir que no han sido muy buenos. Sé que no es la mejor forma de empezar un artículo después del descanso de verano, pero ya os dije que iba a ser sincera.

Desde hace un tiempo he visto cómo me rompía varias veces y he tenido que ir observando con mucho cuidado qué piezas sobraban cada vez que me reconstruía. Qué me hacía obsesionarme, qué pensamientos me llenaban de rabia o culpabilidad.

Esto es algo para lo que ninguna formación o la sociedad te prepara, luchar contra tus propios pensamientos. Y es un problema para el cual todos deberíamos estarlo, especialmente si trabajas por tu cuenta. No tener a alguien que te mande y aceptes a regañadientes significa también que puedas echarte la culpa de todo lo que te ocurre.

Porque no llega una hora del día en la que puedas pensar “Que le den al jefe, ahora me toca vivir a mí.”, en tu cabeza todo lo estás haciendo por ti. Pero si no ves las señales, puede que dejes de ser tú sin darte cuenta.

Puedes pasar a ser una persona más triste que tú, que no disfruta lo que más te gusta a ti y nunca te va a tener en cuenta para nada, siempre va a priorizar a los demás estés en el estado en el que estés.

MINDFULNESS, CÓMO TE PUEDE AYUDAR

El mindfulness es, probablemente una disciplina demasiado compleja para profundizar en un blog de diseño, pero yo quiero intentar formar parte de ese cambio que sí haga consciente a la gente de cómo nos afectan nuestros pensamientos.

Aunque cada vez a menos gente la meditación le parece un tema ajeno y extraño, la atención plena (traducción de mindfulness) poco a poco está ayudando a que estas prácticas entren en la normalización para tratar ciertos problemas.

Ya sea por su efectividad o porque está claro que suena mejor que terapia cognitivo-conductual, el mindfulness está ayudando a mucha gente (incluyéndome a mí) a ser conscientes de los pensamientos que nos hacen daño, a observarlos, dejarlos pasar e incluso conseguir evitarlos.

Tanto si estás en una situación parecida como si no tienes ningún problema de salud mental, conocer estos conceptos es importantísimo para tener más seguridad en todo lo que haces. Si estás aquí es probable que hagas alguna actividad creativa y tanto el mindfulness como tener un conocimiento básico de psicología cognitiva, van a ayudarte a ello, sea cual sea tu situación.

Del mismo modo que sabemos que debemos tener una postura correcta y mantenernos hidratados al trabajar, tiene que empezar a ser conocimiento básico qué pensamientos son peligrosos, qué inseguridades son irracionales y cuándo nos ponemos más culpa de la que deberíamos sobre nuestras espaldas.

Lo más común no debería ser conocer estos conceptos cuando ya te desespera no saber qué hay mal dentro de ti, sino que fuesen los primeros recursos a los que acuden los profesionales y artistas.

Espero que este texto haya ayudado un poco a que sea así. Si tú también tienes una historia parecida con el mindfulness, me encantaría escucharla. Y si no es así y quieres saber más sobre este tema, te puedo ayudar en los comentarios con cualquier duda que tengas 🙂

No Comments

Post A Comment