La vida del freelance nómada

Hoy es un día muy especial para mí por muchas razones. La más fácil de entender es que es mi cumpleaños, eso siempre ayuda. Pero sobre todo porque me doy cuenta de que lo que me prometí que iba a hacer este año se está cumpliendo.

Hace un par de días empezamos Dani, Flan y yo el viaje hacia Dinamarca con nuestra furgoneta Blue Marjal cruzando Europa, de hecho hoy mismo hemos llegado a Troyes.

Esta vida nómada que hemos elegido para cuando las obligaciones no nos atan a nuestra casa ha hecho que mis propósitos sean mucho más fáciles de cumplir si lo miro con perspectiva. En primer lugar, he dejado de a penas ver a Dani por razones laborales, pasar tanto tiempo juntos (y con Flan) como queremos, estemos trabajando o no. Nada tiene que ver con las épocas en las que sólo podíamos disfrutar el uno del otro al final del día cuando ya estábamos los dos demasiado cansados como para pasar tiempo de calidad. Ni siquiera los fines de semana estábamos libres del trabajo.

Y ese es otro aspecto que ha cambiado desde que no he estado quieta: mi trabajo. Tener que estar conduciendo o pendiente de la carretera hace que no haya una tentación de seguir trabajando cuando estoy en “casa”. Me ha ayudado a simplemente priorizar mi trabajo por fecha de entrega. Y sobre todo, trabajar en mis proyectos personales.

Porque aunque también sea un proyecto profesional, mi tesis doctoral es un trabajo que llevo arrastrando demasiado tiempo con el que por fin he conseguido marcarme un horario. Avanzo a un ritmo constante y ha dejado de ser un ruido permanente en mi cabeza en vez de algo que debería estar disfrutando.

Por supuesto, no todo es perfecto en la vida del freelance nómada. Sin ir más lejos, nuestro viaje a Dinamarca debería haber empezado en julio, pero Blue Marjal dijo que antes iba a tener que pasar por el mecánico.

No es agradable quedarte tirada nada más empezar el viaje, pero al fin y al cabo, estos problemas forman parte de él. Hay que solucionarlos según vienen. Porque como ya te he dicho, este era mi año de ir paso a paso, de resolver los inconvenientes según vienen en vez de pensar en los que vendrán.

Y sin duda, este tipo de vida es la que más me está ayudando a cumplir mi objetivo. Sé que no es la vida que le gustaría a todo el mundo, pero cada día me alegro más de haberla elegido.

No Comments

Post A Comment